Almohadas.

Almohadas.

Almohadas que tanto saben y poco cuentan.

Nos han visto reír.

Se han ahogado con nuestras lágrimas saladas.

Se han atragantado con nuestros malos humos.

Hemos consultado cosas con ellas y al final hemos terminado haciendo lo que nos ha dado la gana.

Han cargado nuestros cargos de conciencia.

Han soportado nuestros insomnios.

Nos han visto felices.

Nos han visto dormir acompañados

Nos han visto crecer

Nos hemos peleado utilizándolas como arma

Nos han visto follar

O hacer el amor.

Algunas escuchan mentiras, promesas rotas.

Algunas nos cubren la cabeza cuando no queremos que la luz nos despierte.

Otras escuchan rezos por alguien gravemente enfermo.

Almohadas que tantos secretos conocen.

Ay , si hablaran.


Alba Cuartero, A by A.

Personas que…

Creo en la magia de las personas

Que convierten horas en segundos

Tristezas en alegrías

Algo aburrido en algo inolvidable

Que hacen de su casa la tuya

Que hacen de su persona tu hogar

Que hacen música con sus palabras

Que convierten consejos en lecciones

Que te levantan del suelo, te enseñan a caminar

Y hacen de la vida un viaje con las mejores vistas.


Alba Cuartero, A by A.

Algo sincero.

Quería escribirte algo bonito

Pero terminé escribiéndote algo sincero

Porque para escribirte algo bonito

Tendría que quedar algo

Y tú te encargaste de llevártelo todo contigo

Y lo bonito de ese momento

Se quedó congelado

En algún lugar de nuestra mente

Donde van a parar todas aquellas cosas que alguna vez fueron reales.

 

Quería escribirte algo bonito

Pero terminé escribiéndote algo sincero

Porque al intentar escribirte algo bonito

He recordado que aquí y ahora

Solo quedan

Un par de mensajes torpes

En un teléfono que perdí

O regalé conscientemente

Con tal de no mirarlo cada cinco segundos

Por si asomaba tu nombre

 

Quería escribirte algo bonito

Pero terminé escribiéndote algo sincero

Porque escribiéndote algo bonito

Solo consigo

Que tus manos

Que tu risa

Que tu olor

Que tu vida

Sea más real

 

Y yo no quiero eso

Porque para realidad

La que me quedó cuando te fuiste:

Tú. Distancia

Tú. Mentira

Tú. Historia

Y Yo, golpeándome con la realidad.

Nosotros nunca existió.

Porque para existir

Hubiera hecho falta que esa palabra

( que guarda TANTO dentro )

no la compartieras

con alguien más.


Alba Cuartero, A by A.

Querido 2016

Querido 2016:

Este año no quiero los típicos propósitos que uno pone año tras año. Este año quiero que sea diferente.

Quiero hacer lo que me de la gana, disfrutar y vivir.

Quiero dejar de frustrarme por cosas que no dependen de mí.

Quiero sacar siempre el lado bueno de las cosas, no enfadarme por tonterías y con quien menos lo merezca.

Quiero darle a cada detalle la atención que se merezca.

Quiero cuidar de los míos pero nunca dejarme de lado a misma.

Quiero perder trenes si nunca los quise coger; quiero coger otras a los que no esperaba subirme.

Quiero llegar corriendo a todas partes, o llegar antes de tiempo.

Quiero mancharme los zapatos.

Quiero despeinarme.

Quiero romperme la ropa.

Quiero caerme y levantarme.

Quiero llorar de la risa, o de pena, qué se yo.

Quiero reír.

Quiero bailar hasta que no pueda más.

Quiero cantar hasta que me quede afónica o llamen a la policía, lo que llegue primero.

Quiero viajar, quiero volar.

Quiero recuerdos.

Quiero personas.

Quiero equivocarme y aprender

Quiero dormir, soñar, estar despierta.

Quiero dejar de pensar. Sentir.

Quiero salir y entrar.

En definitiva, QUIERO VIVIR.

Es lo único que le pido al 2016.


Este ha sido un año de cambios, un año de tránsito que sin duda marcará un antes y un después. Como cada año, se dejan cosas atrás para comenzar otras o simplemente porque tiene que ser así, todo pasa por alguna razón.

Con esta lista de propósitos empecé el 2016 y así quiero despedirme de él, orgullosa de haber cumplido prácticamente todos.


Alba Cuartero, A by A.

Falso amigo.

Hoy me vino a visitar el miedo.

Me tendió la mano, y aproveché para atarle en la muñeca

la venda que me cubría los ojos.

Se puso nervioso, y trató de repetirme todas esas cosas

que antes habían funcionado.

Así que le dije:

No, esta vez voy a hablar yo.

 

Y así empecé:

Te disfrazaste de amigo.

Fingiste protegerme.

Fingiste darme abrigo,

hogar.

Eres tan horrible por fuera como por dentro.

Me contaste una mentira tras otra.

Me hiciste llorar

y fingiste consolarme.

Me contaste que solo hay que arriesgarse si vas a ganar.

Me compraste billetes para huir.

Te hiciste mochila pesada cada vez que quería avanzar. Diciéndome que no estaba preparada.

Fuiste jaula si quería volar.

Cárcel si quería ser libre.

 

Y no eres más que un falso amigo.

Pero este cuerpo ya no te aloja.

Y en esta mente ya no tienes habitación.

 

Según iba hablando,

te hiciste pequeño.

Y ya famélico,

desfalleciste.

 

Y entonces me di cuenta.

Cuanto más pequeña me hacía yo,

más grande te hacías tú.

Te alimentabas de cada oportunidad que dejaba escapar.

De cada “no” o de cada “sí”, si eso me iba a hacer grande.

 

Entonces,

Te puse cadenas por si revivías.

 

pegué un portazo 

tras de mi.

Ligera.

Tan grande como me sentía y dije:

Que te jodan,

voy a vivir.


Alba Cuartero, A by A.

Gilipollas.

Entraba por la puerta con sus amigas,

pero yo solo la veía a ella

Joder, ¿Hace cuánto que no hablamos?

Se me había olvidado lo guapa que está cuando se ríe

y mírala 

no para.

Me viene a la mente cuando la tuve riendo apoyada en mí,

o mientras jugaba a pegarme y yo la apartaba.

Está despampanante.

 

Menudo gilipollas.


Alba Cuartero, A by A

“No te vayas”.

Traté de que no te marcharas

Me agarré metafóricamente a tus piernas para impedírtelo

 

Como cuando de pequeña mi padre se iba a trabajar y le dije “no te vayas” ,

y se fue.

Como cuando quería jugar con mi hermana a las muñecas, y al llamar sus amigas al telefonillo la dije “no te vayas”,

y se fue.

Como cuando me arropaba mi madre y la dije “no te vayas”,

y se fue.

Como cuando alguna amiga prometió un “siempre” y aunque esta vez no lo dije, pero juro que pensé “no te vayas”

y se fue.

Y lo que me descolocó fue escuchar de tu boca el “no te vayas” 

( y se fue )


Alba Cuartero, A by A

Perspectiva.

Hoy te he visto desde abajo.

Yo,

tan pequeña

tan infravalorada

tan frágil

tan rota.

En un mar de lágrimas

 

Tú,

capaz de todo

sin miedo

reías

con bondad pero también picardía

sin duda conseguías lo que te proponías

caminabas y no te importaba si no te seguía nadie.

Fuerte

Segura

Te miraba con admiración,  atónita.

 

 

Conseguí ponerme de pie

con las rodillas temblorosas

me froté los ojos

parpadeé,

y cuando nuestras miradas se encontraron

te reconocí en el espejo

joder,

tu y yo siempre fuimos la misma persona.


Alba Cuartero, A by A

Los héroes están tristes.

Una vez en una historia

pasé de heroína a antagonista.

Qué digo. El antagonista aún sigue siendo uno de los personajes principales ¿verdad?

Entonces no.

Fui bajando

a trompicones

por la escala de la importancia

hasta acabar

siendo un extra de la historia

( Esos que apenas se recuerdan )

Y ni una persona recordó mi lucha

mi tesón

mi preocupación por el bienestar ajeno.

Y las batallas

pasaron a ser un borrón de una cuenta

ya olvidada.

Y entonces recordé

todas esas películas

y comprendí que a los héroes solo se les recuerda

cuando uno está en apuros.

Que los héroes no brindan,

no celebran

( al menos no en compañía )

Y van rescatando de desgracia en desgracia

para luego

solos

bañarse en lágrimas,

solos.

Y que nadie venga a rescatarlos.


Alba Cuartero, A by A.

Geografía.

Los ojos hechos un río,

el mar en la garganta,

océanos en el corazón.

Montañas de dudas.

Volcanes de deseo.

Temblando como un sismo.

Besándonos como el glaciar al Titanic.

Descubriéndonos como Colón a América.

 

( Y nuestra historia se lee de abajo a arriba ).


Alba Cuartero, A by A.