Enfermeros emocionales.

No quiero que me beses las heridas,

ni las piezas

pues me estás amando aún rota.

Y nadie se merece un amor partido,

ni a cachos,

ni a medias.

Nadie merece la responsabilidad de cosernos las heridas y los sentimientos.

Pues cuando se ponga la cosa fea, saltarán los puntos y le darán en la cara a quien los cosió de tan buena fe.

La responsabilidad de cerrar la herida es nuestra. 

¿A quién se le ocurrió que un clavo saca a otro clavo?

 

Así que yo,

quiero que me beses las cicatrices

ya cerradas. 

Pues eso significará que he vivido y me he curado.

Que me he lamido las heridas

( que solo se curan con la propia saliva ) 

que vuelvo a estar entera.

 

Yo no quiero ser como esos que van por la vida aceptándose

a cachos,

a trozos

y luego se quejan de que se hacen daño.

 

Yo,

entera

quiero  a alguien,

entero.

( Para contarnos y besarnos las cicatrices )


Alba Cuartero, A by A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.