Hay paredes que no duelen.

Desde lejos veo tu pared y sé

que me acabaré estrellando en ella.

Con suerte no dolerá y será

tu pecho en un abrazo que no me suelte

y desafortunadamente

será tu espalda en una huida.

( Dolerá y mucho )

No sé lo que será,

pero sé que me voy a quedar a averiguarlo.

Alba Cuartero, A by A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.