Los héroes están tristes.

Una vez en una historia

pasé de heroína a antagonista.

Qué digo. El antagonista aún sigue siendo uno de los personajes principales ¿verdad?

Entonces no.

Fui bajando

a trompicones

por la escala de la importancia

hasta acabar

siendo un extra de la historia

( Esos que apenas se recuerdan )

Y ni una persona recordó mi lucha

mi tesón

mi preocupación por el bienestar ajeno.

Y las batallas

pasaron a ser un borrón de una cuenta

ya olvidada.

Y entonces recordé

todas esas películas

y comprendí que a los héroes solo se les recuerda

cuando uno está en apuros.

Que los héroes no brindan,

no celebran

( al menos no en compañía )

Y van rescatando de desgracia en desgracia

para luego

solos

bañarse en lágrimas,

solos.

Y que nadie venga a rescatarlos.


Alba Cuartero, A by A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.