“No te vayas”.

Traté de que no te marcharas

Me agarré metafóricamente a tus piernas para impedírtelo

 

Como cuando de pequeña mi padre se iba a trabajar y le dije “no te vayas” ,

y se fue.

Como cuando quería jugar con mi hermana a las muñecas, y al llamar sus amigas al telefonillo la dije “no te vayas”,

y se fue.

Como cuando me arropaba mi madre y la dije “no te vayas”,

y se fue.

Como cuando alguna amiga prometió un “siempre” y aunque esta vez no lo dije, pero juro que pensé “no te vayas”

y se fue.

Y lo que me descolocó fue escuchar de tu boca el “no te vayas” 

( y se fue )


Alba Cuartero, A by A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.