Tic-tac.

La espera tenía las horas contadas.

El problema es que yo solo sabía contar hasta diez y tú hasta tres, así que llegaste a aquél lugar y mientras yo terminaba de contar tú ya te ibas.

Y así fue como nos perdimos.


Alba Cuartero, A by A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.