A destiempo.

El día que nos encontremos en el mismo bar

te preguntaré que qué tal te va y tú me dirás que nunca has vivido nada igual.

Y cuando sea mi momento de contestar moveré la cuchara del café sin poderlo parar de mirar.

Como si fuera mi vida que sin parar de girar, en una de esas vueltas, te dejé escapar.

Y pensaré: yo si que ya no viviré nada igual.

Así que, te miraré interpretando una de mis mejores sonrisas mientras pronuncio: por aquí nada ha cambiado ( excepto tú, excepto yo, excepto “nosotros” ).

Y tras una breve charla, nos diremos adiós mientras se me enfría el café mirando a la nada sumida en mis pensamientos.  De la misma manera que a ti se te enfriaron un día los sentimientos.

( ¿Adiós? o ¿Hasta pronto? )

Vida a destiempo.


Alba Cuartero, A by A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.