¿Vivir en la justa medida?

Hace tiempo que dejé de saber cuál es la justa medida de algo.

Es decir, ¿qué es la justa medida?

¿No significa eso quedarse en el medio, no decidir, no arriesgar?

¿Cómo se arriesga en la justa medida?

¿Cómo se quiere en la justa medida?

¿Cómo se es feliz en la justa medida?

¿Cómo se lucha en la justa medida?

¿Cómo se confía en la justa medida?

¿Acaso no suena a algo inacabado?

¿No suena a contenerse, a luchar contra uno mismo?

Dudo que hacer algo o sentir algo “en la justa medida” vaya a hacerte feliz.

Si arriesgas, arriesga. Si quieres, quiere. Si eres feliz, sé feliz. Si luchas, lucha. Si confías, confía.

En la vida hay que mancharse los zapatos, correr, sentirse libre y actuar como te dicte la intuición.

Olvidarnos de hacer “más de la cuenta” o  “menos de lo necesario”  y ponernos al servicio de las entrañas.

Dejarnos llevar.

Vivir.

Sentir.

Crear recuerdos.

Aprendizajes.

La justa medida es para los zapatos o la ropa. Y ni siquiera conseguimos acertar siempre con ello.


Alba Cuartero, A by A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.